Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Feria en los Medios, Newsletter, Noticias Feria

Foto portada

[AirForces Monthly] Hitos y desafíos de la Aviación Naval de la Armada de Chile

[AirForces Monthly] Supremacía en el Pacífico Sur

La Armada de Chile complementa su flota de superficie y submarinos con uno de los brazos de aviación naval más poderosos de Sudamérica. Cees-Jan van der Ende y Cristóbal Soto Pino visitaron a sus aviadores, que operan en una de las costas más extensas del mundo.

Revista AirForces Monthly. Abril 2018, número 361

La aviación naval comenzó en América del Sur en 1919 cuando la Armada de Chile inició operaciones con los primeros hidroaviones militares del continente: tres Sopwith Babies, seis Short 184 y dos Avro 504. La flota aumentó en 1925 por otros cuatro Avro 504, más cuatro nuevos hidroaviones Fairey IIIF y ocho hidroaviones Dornier Wal. Sin embargo, en marzo de 1930, el presidente Carlos Ibáñez del Campo unificó los servicios aéreos de la Armada y el Ejército, y ambos pasaron a depender de la Subsecretaría de Aviación del Ministerio del Interior, creando efectivamente una fuerza aérea independiente. Los aviones, tripulaciones e incluso la base aérea de Quintero, ubicada al oeste de la capital, Santiago, e inaugurada cinco años antes, formaron parte de la recién fundada Fuerza Aérea Nacional. Esto finalmente se convertiría en la Fuerza Aérea de Chile de hoy (FACh).

PORTADA PRINCIPAL

Resurgimiento

Aunque las operaciones limitadas con Fairey IIIF continuaron a bordo del acorazado Almirante Latorre, después de 1930 la Armada de Chile se concentró en actividades marítimas convencionales. Sin embargo, muchos dentro del servicio estaban convencidos de la importancia de contar con un brazo aéreo marítimo dedicado bajo control y apoyo de la Armada a lo largo de los años treinta y cuarenta. El curso de las operaciones navales durante la Segunda Guerra Mundial, en particular los de los Estados Unidos, sirvió para demostrar que el poder aéreo era esencial para la eficacia de una armada moderna y, en 1945, diez oficiales navales chilenos fueron enviados a recibir instrucción en los EE. UU. donde calificaron como aviadores navales. A su regreso, el Alto Mando de la Marina presionó al gobierno para que creara un nuevo brazo aéreo. Esto se hizo realidad en 1953 cuando el presidente Ibáñez del Campo (una vez más) firmó el Decreto Supremo No 149 que crea el Servicio Aeronaval y autorizó la adquisición de aeronaves de ala fija y rotativa para la nueva fuerza.

El Servicio Aeronaval rápidamente comenzó la evaluación de las aeronaves. Adquirió cuatro Beechcraft D18S y cuatro Bell 47, que pasaron la mayor parte de su vida operativa en la recientemente establecida Base Aeronaval El Belloto, a pocos kilómetros de la ciudad de Concón, al norte de Valparaíso.

Más tarde, el servicio fue aumentado con helicópteros de guerra antisubmarina Sikorsky SH-34J (ASW), transportes Douglas C-47 y entrenadores Mentor Beechcraft T-34. Todos los nuevos equipos estadounidenses se recibieron como parte de los acuerdos de cooperación militar entre Chile y EE. UU. que tenían como objetivo proporcionar equipos modernos para sus unidades de aviación.

La era de la turbina de la Armada comenzó con la introducción del helicóptero Bell 206 en el rol de búsqueda y rescate (SAR), el avión de pasajeros y uso general Embraer EMB-110C y el Bandeirulha EMB-111 que, además de tener una capacidad de ataque limitado , estaba equipado para la vigilancia marítima. En 1978, cuatro CASA C212-200 y diez Aérospatiale SA319B Alouette III comenzaron a funcionar justo antes de la culminación del conflicto de Beagle, una disputa fronteriza de larga data con Argentina. En 1980 se agregaron nuevos entrenadores Pilatus PC-7 a la flota. Con el recibo de este nuevo equipo y un papel cada vez más táctico, el servicio pasó a llamarse Aviación Naval.

En la década de 1980, el brazo aéreo naval se había convertido en una fuerza considerablemente más grande y más poderosa y estaba superando su infraestructura de apoyo. Como resultado, comenzó la construcción de una nueva base naval importante, que comenzaría a funcionar en marzo de 1989, y que posteriormente se denominó Base Aeronaval Viña del Mar. El nuevo aeródromo también albergaba la sede de Aviación Naval y, el 17 de marzo de 2015, fue renombrado Base Aeronaval Concón.

Hoy en día, la Aviación Naval aún tiene su sede en Concón, desde donde se coordinan y controlan las operaciones con la flota de superficie y los submarinos, así como las misiones de vigilancia y SAR. La flota naval de Aviación está bajo el mando del Contraalmirante Juan Carlos Pons, quien asumió el cargo en Concón en diciembre de 2014.

Energía de ala fija

Foto portada

El Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 (Escuadrón de Exploración Naval) tiene la tarea de proporcionar seguridad y apoyo a la flota de superficie en operaciones de vigilancia antisubmarina, antisuperficie y marítima. La unidad se estableció en 1977 como VP-3 y es el escuadrón táctico principal del brazo aéreo naval. Gracias a la introducción de Lockheed P-3 Orion a principios de la década de 1990, actualmente es uno de los escuadrones navales de aviación más potentes en el teatro de operaciones de América del Sur. VP-1 actualmente opera dos Orions, complementados desde 2010 por tres Airbus C295MPA Persuaders para misiones de patrulla y transporte.

El primero de ocho UP / P-3As fue entregado a la armada en 1993.

Poco después de la entrega a Chile, cuatro Orions fueron asignados para entrenamiento en tierra y canibalización, dejando cuatro más en pleno funcionamiento, aunque debe tenerse en cuenta que el avión ‘operacional’ entregado a Chile se despojó de todos los sistemas ofensivos debido al embargo de EE.UU. en respuesta a la dictadura del general Augusto Pinochet a mediados de la década de 1970. El reemplazo de Pinochet como presidente en marzo de 1990, y la posterior transferencia de poder a un gobierno elegido democráticamente, gradualmente dio como resultado el levantamiento de embargos estadounidenses de larga data. Se modernizaron tres P-3 bajo el proyecto Imagen, lo que permitió a la armada finalmente poseer aeronaves de patrulla marítima operativa (AMP) totalmente equipadas. El avión fue designado P-3ACH, en el cual ‘CH’ significa Chile. El cuarto avión superviviente fue modificado para convertirse en un transporte VIP.

En los últimos años, la Armada de Chile ha estado buscando la forma de mantener operacionales sus viejos P-3. Luego de un proceso de licitación internacional, IMP Aerospace & Defense recibió un contrato de la marina por la extensión de la vida útil, mantenimiento de depósito y actualización de aviónica de dos P-3 MPA, seriales 404 y 407. En enero de 2016, bajo el mando del jefe del escuadrón VP-1, P-3ACH 404 voló a IMP en Halifax, Canadá, a través de escalas en Panamá y EE. UU.

El programa P-3ACH Orion III introduce la modificación estructural de Mid-Life Upgrade (MLU) de Lockheed Martin, así como el reemplazo de ala. El proyecto también incluye el diseño e instalación de una cabina de vidrio de última generación, motores mejorados y un paquete de inspección de mantenimiento de depósito en etapas.

Según IMP, el trabajo proporciona aproximadamente 15,000 horas adicionales, equivalentes a 20 años de uso operacional, por fuselaje. Para poner esto en perspectiva, los P-3 ya han servido durante 24 años con la armada, superando las 19,000 horas de tiempo de vuelo en el proceso.

La aeronave 404 permaneció en Canadá en el momento de la redacción, pero se esperaba que regresara a Concón en el segundo trimestre del año, luego de lo cual se planea transportar P-3ACH 407 a Halifax.

Persuaders

Persuader

El C295MPA, designado localmente P-295, entró en servicio cuando el primero de tres ejemplos, equipado como un MPA, llegó en abril de 2010. Los dos aviones restantes están optimizados para ASW. El C295 ganó el proyecto Alcatraz de US $ 120m, en el que compitió contra el Bombardier Q400 / Dash 8 MPA y el antiguo Fokker 60 MPA de la Fuerza Aérea Real de los Países Bajos (RNLAF), para mejorar las capacidades antisubmarinas, antisuperficiales y de transporte de la Armada de Chile. Si bien la competencia estuvo cerca en muchos aspectos, la capacidad de transporte de Airbus demostró ser superior a sus rivales. La naturaleza modular de la bahía de carga permite que la aeronave se modifique rápidamente, desde la patrulla hasta el transporte táctico, gracias a su equipo paletizado, y también puede operar desde pistas sin preparación.

El P-295 presenta el sistema táctico completamente integrado de Airbus (FITS), que lo equipa para realizar misiones de inteligencia electrónica (ELINT) y de inteligencia de comunicaciones (COMINT) a través de la suite de radar, el sistema electroóptico (EO) y los sensores.

La versión ASW de Chile fue la primera Persuader equipada con un detector de anomalías magnéticas (MAD). Esta variante también tiene puntos de acceso para llevar torpedos ligeros ASW Mk46 Mod 5, un lanzador Sonobuoy con procesador SPAS-16, un radar IAI Elta ELM-2220A de apertura sintética y un complejo de autodetección con receptor de advertencia de radar (RWR), sensor de advertencia de aproximación de misiles (MAWS), receptor de advertencia láser (LWR) y dispensadores de chaff y flare para autodefensa. Para misiones tácticas, la aeronave está equipada con un enlace de datos de Enlace 11, lo que proporciona interoperabilidad con buques de guerra y aviones como el P-3ACH.

Las operaciones de Persuader se centran en la protección de los intereses marítimos, especialmente en la frontera marítima chileno-peruana, donde se han utilizado con frecuencia para vigilar la pesca comercial y los límites establecidos. Han participado en ejercicios con marinas extranjeras, incluidos los ejercicios de UNITAS celebrados cada año a lo largo de la costa chilena.

El Persuader llevó a cabo su primera misión de búsqueda a gran escala durante la búsqueda del C212 serie 433 de la FACh, que se estrelló en el archipiélago de Juan Fernández en septiembre de 2011, realizando una vigilancia de las aguas cerca de las islas.

Los tres P-295 reemplazaron dos P-111 que posteriormente se transfirieron al escuadrón hermano VC-1.

Transporte de propósito general

foto 2

Cuando se estableció, el Escuadrón de Propósitos Generales VC-1 usó el C212-200 para el transporte de carga. La aeronave española resultó muy útil para el transporte de equipos y tropas en todo el país, pero cuando la FACh 433 se estrelló a fines de 2011, con la pérdida de 21 vidas, la armada y el ejército cesaron sus operaciones con ese tipo el año siguiente.

El VC-1 también recibió diez aviones de observación Cessna O-2A Skymaster en 1997. La flota de tres O-2As que quedaban fue reemplazada gradualmente por el Vulcanair P68 Observer 2 en 2016. Los tres O-2A restantes se ofrecieron a la Armada Uruguaya sin costo en febrero del año pasado y fueron aceptados en junio, sujeto a la aprobación de los EE. UU.

Además de los recién adquiridos P-68, VC-1 está equipado con tres EMB-111AN, designados P-111 en servicio en Chile. Uno de estos turbohélices gemelos se utiliza para transportar pasajeros, mientras que los otros dos Bandeirulhas tienen la tarea de vigilancia. En 2013, un contratista chileno emprendió un proyecto de modernización y ampliación de vida que comprende una actualización de la aviónica y la instalación de equipos de infrarrojos de visión frontal (FLIR) por debajo de la nariz. El comandante del VC-1, Capitán de Corbeta Miguel Gallegos, dijo a AFM que el centro de mantenimiento naval de Concón está en estrecha consulta con Embraer sobre un reemplazo de ala y un plan de mejora estructural que extendería la vida del avión por al menos 15 años.

Proyecto Piquero

Observer

A fines de 2015, luego de una breve evaluación, la Armada de Chile anunció que el Vulcanair P68 Observer 2 italiano había ganado el proyecto Piquero (Pikeman). Esto tuvo como objetivo reemplazar la flota de O-2As, y la armada finalmente adquirió siete Observer 2 por US $ 12.5m. Los sistemas integrados de la aeronave incluyen un radar meteorológico, sistemas de identificación de barcos y un sistema de obtención de imágenes Cloud Cap 500 HD EO / IR. El P68 tiene puntos de anclaje inferiores para transportar y liberar balsas salvavidas cuando sea necesario.

El comandante de VC-1 agregó que el nuevo avión “tiene mucha flexibilidad de operación, pudiendo realizar muchas misiones que la Armada de Chile necesitaba para cumplir con su misión de búsqueda y rescate de manera más eficiente”. Agregó: “Con el nuevo avión, podemos operar con total seguridad en la zona económica exclusiva (ZEE) de 200 millas frente a Chile.”

Cougars asesinos de barcos

Foto interior

El Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 (Escuadrón de Helicópteros de Ataque) opera cinco Cougars Aérospatiale AS532SC, designados localmente como SH-32. Poseen capacidades antisubmarinas y antisuperficie, pueden operar desde las fragatas tipo 22, tipo 23 y tipo M (clase Karel Doorman).

El AS532SC está equipado con sistemas antisubmarinos y antisuperficie y un sofisticado paquete de componentes electrónicos. Su radar bajo la nariz es el francés Thomson-CSF Varan, capaz de detectar y atacar cinco objetivos simultáneamente. Las medidas de soporte electrónico DR2000 / DALIA (ESM) / RWR están instaladas, y hay una cámara L-3 Wescam MX-15 EO / IR debajo de la nariz. Además, un sonar de inmersión avanzado puede detectar y clasificar objetivos en todas las condiciones climáticas.

Los ‘dientes’ del SH-32 consisten en hasta dos misiles anti-superficie MBDA AM.39 Exocet Block 15, dos torpedos Mk46 o una combinación de ambos.

Cuatro AS532SC se ordenaron originalmente en 1988 junto con cuatro Panthers AS565A equipados con Varan. Estos últimos fueron cancelados posteriormente en 1993 y reemplazados por un Cougar adicional con Exocet. Desafortunadamente, un SH-32 se perdió en un accidente en mayo de 2003.

En marzo de 2012, dos Aérospatiale AS332L Super Pumas adicionales reforzaron el inventario de HA-1. Designados como HH-32, los dos helicópteros se compraron en el mercado civil extraterritorial en virtud de un proyecto de la Armada de Chile llamado Icaro. Los ‘nuevos’ Súper Pumas se utilizan para operaciones de patrulla, interdicción, apoyo humanitario, transporte y fuerzas especiales. HA-1 también opera sus AS332Ls desde el barco de asalto Sargento Aldea (LSDH 91, el antiguo Foudre de la Marina francesa).

Rescate y entrenamiento

Dauphin

El Escuadrón de Helicópteros de Propósitos Generales HU-1 (Escuadrón de Helicópteros de Propósito General) realiza misiones SAR y proporciona instrucción básica a futuros pilotos de helicópteros. La HU-1 comprende cuatro ex-irlanda Air Corps Aérospatiale AS365F Dauphins y cuatro ex-civiles AS365N2 Dauphins de nariz corta, dos Bölkow Bo 105CBS (localmente designados como UH-05) y seis Bell 206AS / B JetRangers (SH / UH-57). Todos están desplegados en destacamento para mantener la cobertura de SAR en las diferentes zonas navales del país.

Además del entrenamiento, la misión principal de estos aviones es patrullar la costa y actuar como una forma de fuerza fronteriza para garantizar el cumplimiento de las leyes de protección costera y del territorio marítimo. El transporte de oficiales y carga, evacuación aeromédica y asalto,en caso de ser necesario, se encuentran entre otros roles.

Durante el verano en el hemisferio sur, el UH-05 se despliega a bordo del rompehielos Almirante Óscar Viel (AP-46) en apoyo de la misión Antártica de Chile.

El Escuadrón de Instrucción VT-1 (Escuadrón de entrenamiento) sirve como la academia de vuelo naval y opera desde Concón. Es responsable de entrenar a todos los futuros aviadores navales chilenos. La instrucción básica comienza en el Pilatus PC-7 Turbo Trainer, de los cuales diez fueron entregados a la armada en 1980, aunque solo siete permanecen actualmente en servicio. Los cadetes de VT-1 estudian varios cursos y vuelan hasta 170 horas antes de graduarse en la academia. La mayoría de los vuelos son locales, pero el entrenamiento con fuego real se lleva a cabo sobre el desierto de Atacama, cerca de Iquique. Las navales PC-7 pueden equiparse con tanques de combustible externos de 260 litros (57 galones Imp) y cápsulas gemelas MAG de 7,62 mm.

Proyectos nuevos

PC-7

Se han puesto en marcha varios proyectos para mantener a flote el brazo de aviación de la Armada de Chile, con la modernización y las ampliaciones de vida de los Orion y Bandeirulhas en marcha y reemplazando a los Bell 206 y Dauphins entre los próximos nuevos proyectos. Para este último, el comandante de la Aviación Naval, el contraalmirante Juan Carlos Pons Jara, dijo a AFM que la adquisición de los Leonardo Helicopters AW139 era posible, pero el proyecto aún se encuentra en una etapa inicial.

Se rumorea que Pilatus ofreció un paquete de actualización para llevar la flota actual de siete PC-7 al estándar MkII, como funciona actualmente por la RNLAF.

Mientras tanto, la ‘Ley del Cobre’ de Chile continúa financiando adquisiciones militares utilizando el 10% de los ingresos anuales del consorcio minero estatal CODELCO. Esto asegura que la Aviación Naval cuente con fondos suficientes para actualizar y renovar su flota, independientemente de los compromisos de gasto del gobierno, sin importar qué partido esté en el poder.