Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Noticias del Sector

Base Naval de Talcahuano

Base Naval de Talcahuano tiene 83% de reconstrucción y proceso terminará a fin de año

No sólo se recuperó infraestructura, mucha de ella levantada en el siglo XIX, sino que la principal unidad de la Armada quedará con las capacidades necesarias para esta época.  

Por FABIÁN ÁLVAREZ  El Mercurio

Autos y contenedores volcados, inmuebles destrozados, muelles destruidos y unidades navales montadas en tierra. Ese fue el panorama al que se enfrentó el personal de la Armada cuando el mar volvió a su lugar tras el terremoto y maremoto del 27 de febrero de 2010. El agua cubrió hasta los tres metros y el daño era difícil de cuantificar. Pero a casi seis años, la reconstrucción de la Base Naval de Talcahuano entró en su fase final.

Un 83% de avance llevan las 177 obras que se trazaron por US$ 165,5 millones y a fin de año se completará el proceso, asegura el comandante en jefe de la Segunda Zona Naval, contraalmirante William Corthorn. Un 10% está en ejecución y el 7% restante ya está en proceso de licitación. “El trabajo ya está terminando y en los plazos que nos planteamos”, afirma el oficial.

No solo hubo que reconstruir, sino que demoler y limpiar, una tarea que ocupó varios meses. Solo un dato: Unas 130 casas fiscales debieron ser desmanteladas y hoy están reconstruidas en la parte alta de la base, hasta donde también se trasladó la Guarnición de infantería marina de orden y seguridad. Allí también se repararon los daños del Hospital Naval, al que se destinaron US$ 10 millones, pues la afectación fue tanto en la torre clínica como en el área de hospitalización.

En la parte baja, pero fuera de la cota de inundación, se levantó el edificio de centro de abastecimiento y el subcentro de telecomunicaciones, dos unidades sensibles que antes estaban a orillas del mar.

La rehabilitación de los muelles fue la tarea más compleja, dice el comandante Corthorn, y la más costosa: US$ 43 millones. Se reconstruyó el Molo 500 y se levantó otro nuevo, el Muelle 360. El destacamento de aviación naval, en tanto, dejó la costa y se trasladó a un hangar en el sector del aeropuerto Carriel Sur de Talcahuano.

Hoy se terminan trabajos en los talleres de los arsenales navales, donde se mantiene y se repara el armamento. También se instala fibra óptica para asegurar las comunicaciones y se avanza en una de las obras más simbólicas: reconstruir el edificio de la Comandancia en Jefe, un inmueble de 1880 y líneas francesas que debieron echarse abajo. Para recuperar su fachada, se sacaron moldes de yeso, pues la idea es dejar su frontis igual al original.

La mayor obra que queda por licitar, a más tardar en mayo y por US$ 5 millones, es la nueva central odontológica que pasará de estar ubicada en la costa a la parte alta de la Base Naval.